Skip to main content

Sierra de las Quijadas

Imponente: Sierra de las Quijadas un viaje al pasado

Un parque cretácico y jurásico que resguarda tesoros paleontológicos como una gran huella de dinosaurio y descomunales paredones en medio de un desierto rojo que brotó del fondo de la tierra cuando surgió la Cordillera de los Andes, se encuentra a 116 kilómetros al noroeste de San Luis capital.

La visita al Parque Sierra de las Quijadas es una suerte de viaje al inicio de los tiempos. En este desolado paraje de 150.000 hectáreas, donde pareciera que en cualquier momento va a aparecer volando un grupo de pterodáctilos, se teje y desteje una infinita trama de castillos de arena esculpidos por el viento.

 

Un frágil mundo de borrosas esculturas que pueden desaparecer a la mañana siguiente se desarrolla en aparente inmovilidad, desde hace millones de años. Y allí donde descansa un lagarto somnoliento, alguna vez caminaron los enormes dinosaurios, dejando hasta hoy la huella de sus pisadas, más imborrables que ellos mismos.

Potrero de La Aguada
El valle del Potrero de la Aguada, es una gran depresión del terreno rodeada por los farallones de una gran muralla roja, casi tan majestuosa como aquella de Oriente. Dentro de ella parecen erigirse los restos de un vasto imperio desmoronado, del cual quedan los cimientos de su castillo y sus torres, que le dan un aire a fortaleza de adobe.

Abajo, en el centro de esa gran hoyada de 4500 hectáreas, se despliega un cambiante laberinto delimitado por unos acantilados de 250 metros de altura. Un intrincado dédalo de grietas, galerías sin salida y sinuosos cursos secos de agua, se desarrolla al arbitrio de las lluvias y el viento con la complejidad de un mandala. Esta formación se creó hace 120 millones de años y por su centro corre un arroyito milenario.

La huella del dinosaurio
Uno de los lugares más asombrosos del parque está el borde de un acantilado, donde el caminante se encuentra con una gran huella petrificada de dinosaurio. La experiencia es un poco impresionante, porque no se trata de una huella borrosa sino de un molde perfectamente definido en el terreno, con una profundidad de cinco centímetros. Como sí se la hubiese impreso ayer, se notan las cuatro pesuñas de la pata de un saurópodo de cola larga, una especie cuadrúpeda y herbívora que fue la de mayor tamaño en la zona.

Ubicación
Este Parque está ubicado en el noroeste de la Provincia, en los departamentos Belgrano y Ayacucho. Abarca una superficie aproximada de 150.000 hectáreas. El Parque Sierra de las Quijadas pertenece a las eco-regiones monte de llanuras y mesetas y chaco seco.

La eco-región Chaco seco está compuesta por una v asta planicie con suave pendiente hacia el Este. El clima es subtropical cálido, con temperaturas máximas absolutas par el continente. Las precipitaciones son estivales y varían entre 500 y 700 mm. Se reconocen cinco distritos en función de variaciones climáticas y geomorfológicas: Chaco de derrames y fluviales; Chaco semiárido; Chaco árido; Chaco Subhúmedo y Chaco serrano. Dominan los bosques xerófilos y según el distrito sabanas y pastizales.

El parque se creó en el año 1991 para conservar ambientes representativos del Chaco Árido y del Monte, y para preservar sus yacimientos arqueológicos y paleontológicos.

La eco-región montes de llanura y mesetas corresponde a la región más árida de la Argentina. La vegetación es menos diversa hacia el sur, desaparecen los cardonales, y los algarrobos. La fauna es similar a la estepa patagónica.