Skip to main content

Monumento al Pueblo Puntano

El Monumento al Pueblo Puntano de la Independencia fue construido en su mayoría con materiales autóctonos de la provincia en memoria del pueblo puntano que junto al Gral. San Martín abogó y se sacrificó por la independencia nacional y de otros países latinoamericanos.
El campamento de las chacras fue el centro de convocatoria para reunir a los valientes reclutas puntanos dispuestos a participar en la gesta patriótica del general San Martín. El paraje fue testigo de la organización del regimiento de granaderos a caballo preparado para las campañas libertadoras de Chile y Perú. Los restos de los tres héroes de la localidad de Renca Juanario Luna, José Gregorio Franco y Basilio Bustos, descansan en una de las criptas del monumento.
Aquí encontraremos una replica del estandarte de los dragones de Chile, donado por San Martín como contribución al esfuerzo que realizo San Luis por la libertad americana. Este monumento es uno de los más grandes del país.
La figura más representativa es la imagen que se eleva con los brazos firmes trasmitiendo valentía y el coraje que caracterizó a los puntanos. Todo esto fue plasmado en la figura humana que representa el espíritu del pueblo puntano, en actitud de arrojo y la misma tiene rasgos indígenas, los animales que lo rodean son figuras que identifican a San Luis, como el venado de las pampas, uno está en actitud de pastoreo y otro en estado de alerta. El resto del grupo esta integrado por diversos personajes que fueron protagonistas de la gesta: El joven, la mujer, el chasqui, el miliciano rural, los campesinos, el artesano, el religioso y el mismo gobernador Dupuy, quien lleva en su puño un pergamino que contiene una lista de los aportes del pueblo puntano, solicitados por el Gral. San Martín. En esta obra se sintetiza la procesión que encabeza el gobernador Dupuy, quien toma la responsabilidad de movilizar a toda la ciudadanía ante el llamado de ayuda de San Martín.