Skip to main content

Merlo

Fundada en 1797, el trazado de las primeras manzanas se hizo alrededor de la Capilla Nuestra Señora del Rosario, que había sido construida entre 1730 y 1740.
El microclima, que es su marca internacional, tiene origen en la alta carga de iones negativos que se respiran en la zona y en las concentraciones de minerales. Estas propiedades lo convierten en un factor inmejorable para la salud del cuerpo y el alma. La destacada hotelería, los casinos y la gastronomía, en especial el sabroso chivito asado, sumados a su tranquilo entorno conquistan los sentidos.
El paisaje serrano, con numerosos circuitos de esparcimiento, inspira cabalgatas, caminatas y campamentismo. El Mirador de los Cóndores, en las cumbres, se impone para la emoción del parapente. La adrenalina fluye también en otras actividades de montaña como escalada, rappel, senderismo, mountainbike, tirolesa y 4x4.
Son imperdibles: la Casa Museo del Poeta Antonio Esteban Agüero; Piedra Blanca con su arroyo, el bosque de “aguaribay” y el Algarrobo Abuelo, una maravilla vegetal de 800 años; el espectacular camino al Mirador del Sol en Rincón del Este y el Parque Recreativo Merlo que hace el deleite de los más chicos.
En febrero el folklore canta y baila en la Fiesta Nacional Valle del Sol y el paladar se tienta con las exquisiteces de la Fiesta Nacional de la Dulzura.